lunes, 29 de diciembre de 2008

El mercado

Llego al puesto de la fruta a comprar unos aguacates, una berenjena, dos calabacines y uvas, claro.

El mercado es una fuente inagotable de sabores y sabidurías. Hablaban Don Joaquín, un jubilado que vive en Victor de la Serna, y Carmen, la tendera de treintaypocos: carnes duras y corazón blandito, probablemente de un tercero relacionado con ella. Y la frutera, con una dignidad que para sí quisieran muchos mariscales de campo le espetó

-Yo para sufrir... va a ser que no.

Vuelvo a casa con las bolsas y esa frase en la cabeza.

Da gusto.

1 comentario:

Dcleger dijo...

FELIZ AÑO,A2MANOS !!! Es que no te has dado cuenta que cambió el "folio"? Todavía duermes la resaca o te raptaron en el mercado???